El Santuario de Notre-Dame-du-Cap, localizado en la majestuosa región turística de Mauricie, es el segundo Santuario mariano más grande dedicado a la Vírgen María en América del Norte. (El primero fue Nuestrs Señora de Guadalupe en México).

Erigiéndose sobre la orilla del río San Lorenzo, el Santuario recibe cada año a más de 500 000 peregrinos y visitantes provenientes de todos los horizontes. Una grande y moderna Basílica fue inaugurada en el año 1964, la cual alberga un órgano Casavant compuesto por 5,425 tubos, siendo uno de los más grandes del país; así como sus magníficos vitrales, obra del maestro holandés en vidrio soplado Jean Tillemans.

Cerca de la Basílica se encuentra el «Pequeño Santuario», es decir, la Capilla histórica erigida en 1714, considerada como la iglesia más Antigua de Canadá que ha sido conservada en su integridad. Con sus magníficos jardines surcados por avenidas peatonales que bordean al río, el Santuario Notre-Dame-du-Cap se revela como un oasis de verdor y de paz.

Gracias a la belleza de su localización, a su clima de recogimiento, así como a una variedad de actividades espirituales y culturales, este lugar de peregrinaje mariano favorece el encuentro con Dios.