Qué es una Puerta Santa?

Dentro del cuadro del 350 Aniversario de Notre-Dame de Quebec, construir una Puerta Santa en la Basílica-Catedral es un privilegio excepcional autorizado por la Santa Sede a la primera parroquia católica de América del Norte, al norte de México. Esta puerta es un símbolo de comunión con la Iglesia universal.

La Puerta Santa es antes que todo, una puerta de verdad, empotrada en el muro de la Capilla del Sagrado Corazón localizado en la parte norte de la Basílica-Catedral de Notre-Dame de Quebec.

Ella constituye una puerta abierta en una iglesia que abriga una comunidad de fe viva, la cual recuerda las palabras de Jesús: «Yo soy la puerta de las ovejas» y también «Entren por la puerta estrecha». Esta es la razón por la cual la Puerta Santa de la Basílica-Catedral es un lugar propicio para un compromiso de fe, personal y comunitario. Elle nos invita a dejarnos transformar espiritualmente.

Una Puerta Santa es un símbolo de unidad con la Iglesia Universal. Es también un símbolo de convocación, una invitación dirigida a toda persona de buena voluntad y en confesión para que entre, se reconcilie con sus semejantes, restaure en si misma todo aquello que haya sido dañado en el pasado y le de un nuevo sentido a su corazón a traves de la conversión. La Puerta Santa está dirigida a los habitantes del continente norteamericano, para que vengan a Notre-Dame de Quebec, Santuario de la fe católica en el continente, para estar en paz con Dios.

Esta Puerta Santa recordará a los peregrinos de hoy a quienes vinieron de Francia para abrir la puerta de Cristo y la fe Católica a los pueblos de América y se convertirá en la huella visible de fe para nuestra generación y las próximas a venir.